domingo, 4 de enero de 2015

DESDE EL ENCIERRO (2): "Se define Modulo de Respeto un módulo ordinario donde el preso cambia su nivel normal de vida en cárcel. Entre otros, el preso tiene derecho a aceptar o no, las propuestas de programas de tratamiento sin que ello le perjudique. Pero eso no es así en absoluto."



CARTA DESDE LA PRISIÓN (2° Parte)

Actualmente, España tiene 77 Centros Penitenciarios. Yo estoy preso en Mansilla las Mulas, de León, este centro actualmente es en realidad un Campo, donde se utilizan técnicas de control que están pensadas para la dominación y sumisión de las personas presas, a través de desestructurar la personalidad. Esto que públicamente se encubre bajo un sistema de supuesta aplicación de programas de ‘Módulos de Respeto’ y se vende por la S.G.I.P. (Secretaria General de Instituciones Penitenciarias) como una forma de reducción de conflictos, en realidad es mucho más que eso. Es bastante complicado de explicar este sistema pero vamos a intentar hacerlo.

Se define Modulo de Respeto un módulo ordinario donde el preso cambia su nivel normal de vida en cárcel, aceptando una serie de normas a cambio de un ‘supuesto’ beneficio, que nunca van más allá de una falsa mejoría del nivel de vida en el establecimiento penitenciario. In pro de una actitud totalmente sumisa frente al poder y abusos de la administración.

Esto en sí crea en la prisión dos tipos de población carcelaria. Una que se conforma al sistema y otra ‘conflictiva’ que no acepta el cambio. En sí, esto ya desarrolla guetos, dividiendo entre supuestamente ‘buenos’ y ‘malos’. La cosa ya viola el artículo 25.2 que indica que cada pena de privación de libertad debe ser encaminada a la re-educación y reinserción sin distinción alguna de presos. Entre otros, el preso tiene derecho a aceptar o no, las propuestas de programas de tratamiento sin que ello le perjudique. Pero eso no es así en absoluto.

Cada día estoy presenciando encuentros entre presos y ‘educador’, en realidad un funcionario de Instituciones Penitenciarias que cambia sus prendas por otras de civil (lo que llamaríamos ‘secreta’) y reparte consejos y sermonea haciéndose pasar por un profesional de ‘tratamientos’. Los he visto luego paseándose borrachos por el módulo. Los he visto tratando a los presos con sarcasmo y burla, con una total falta de respeto, indigna a un supuesto ‘educador’. A mediados de octubre estamos aun sin calefacción por la noche, el agua para la ducha es casi fría, la comida escasa, raciones propias de un niño.

El sherif es el Jefe de Servicio y Seguridad, su misión es amargar la vida al preso. Hasta sus compañeros admiten entre dientes que esta persona no está bien de la cabeza. El subdirector de tratamientos tiene a media familia enchufada en el Centro. El jefe de Servicio de Compras exteriores también está dirigido por un matrimonio y no da resguardo fiscal de las compras, para no poder comparar precios al exterior, nos roban.

Esto es solo una pequeña parte de la corrupción. Ya salió en Internet 6 casos de escándalos denunciados por un preso. Unido a la falsedad de los Módulos de Respeto, falsas promesas y decepciones continuas, nos da una idea del desastre de la SGIP.


Lobo Negro.







1 comentario:

  1. Ante tanta injusticia vivida amargamente, lo unico que queda a un defensor acérrimo de la justicia y la paz es compartir, aunque con palabras alentadoras, esos momentos dificiles y sobre todo desearte mucha suerte y valentia para asi encarar como un LOBO los malos tratos infligidos en la SGIP. Suerte y animo camarada.

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!