domingo, 4 de enero de 2015

MICHAEL GOEBBELS (01 de Junio): "Ante tu divinidad se inclinan reyes, que son tus guardianes. Los reyes se inclinan ante la divinidad. ¡Luchar: yo no quiero morir! Yo soy el primer servidor del Estado. Si Dios me ha creado a su imagen y semejanza yo soy una parte de Él: ¡Dios! Mientras más alto y grande haga yo a Dios, tanto más alto y grande soy yo mismo."



LUCHA Y SACRIFICIO: IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS

Hertha Holk canta la Oda Sáfica de Brahms con una estupenda voz de contralto. Luego yo toco Impromtus de Schubert hasta bien entrada la noche. Para terminar, Hugo Wolff. “Tú eres Orplid, mi tierra”. “Ante tu divinidad se inclinan reyes, que son tus guardianes”. Toda la canción se eleva hacia este gran acorde. Los reyes se inclinan ante la divinidad.

Durante horas vagabundeo todavía a través de la noche estrellada. En mi resuenan aún tonos y armonías. Como una vida nueva despierta todo a mi alrededor. ¡Hertha Holk, te amo! La noche es mi mejor amiga. Calma la tormenta en el alma y deja surgir a las estrellas orientadoras. ¡Se hace de día! ¡También en mí! Hago, de mi pequeña habitación, un palacio real y hasta veo fulgurar las columnas de mármol.

La guerra es la forma más sencilla de afirmación de la vida. Una madre pone en juego su vida y da, con ello, la vida a un niño. Hasta en el momento anterior a la muerte, el último resto de voluntad se concentra en el anciano y grita: ¡Luchar, yo no quiero morir! Lucha, cuando el hombre pone sus pies sobre esta tierra. Lucha, cuando la abandona; y entre ambos extremos está la eterna guerra por el lugar ante el comedor.

Sólo soy capaz de apreciar conscientemente el más profundo goce que brinda una propiedad cuando día a día debo defenderla de los que me la envidian. Uno aprecia, en absoluto, sólo aquello que se conquista o se defiende. También la paz debe ser conquistada, y no precisamente con el matamoscas sino con la espada. Haber hecho del Socialismo una cuestión de cobardía organizada, es el pecado más grave de los salvadores de la República.

Todo lo que lleve rostro humano es igual. Eso lo dicen solamente los tontos, o aquellos que se hacen los tontos. Los primeros porque creen en ello, los segundos porque obtienen pingües ganancias con ello. La Naturaleza misma es antidemocrática. En todo el Universo no ha hecho dos seres vivos el uno igual al otro. La Naturaleza es la eterna, infalible, Maestra Mayor de la vida. No se la puede engañar. A veces, para divertirse, deja que durante un tiempo se le "engañe". Pero después toma su venganza con castigos tanto más crueles. Sus formas podrán cambiar; pero jamás cambian sus esencias.

El Estado es nacionalidad que ha cobrado forma. La nacionalidad es la suma de todas las manifestaciones vitales y naturales de un Pueblo. El Estado no es sino la defensa, conscientemente organizada, de estas manifestaciones vitales. Estado sin Pueblo o, incluso, Estado contra Pueblo es lo mismo que traje sin hombre o, incluso, traje contra hombre. Como se ve, un absurdo en sí.

¿Qué tiene que ver el Socialismo con la República? Hay Monarquías Socialistas y Repúblicas Capitalistas. Ser Socialista, eso significa: subordinar el Yo al Tú, sacrificar egolatría en pro de la comunidad. Socialismo es, en su sentido más profundo, servicio. Privación para el individuo y desafío para todos. Federico el Grande fue un Socialista sobre el trono de los reyes. “Yo soy el primer servidor en el Estado”. Una soberana, real, afirmación Socialista.

"La propiedad es un robo", eso lo dice el populacho. "¡A cada uno lo suyo!", eso lo dice el carácter. En realidad, todos ustedes están confundiendo "Capital" con "Capitalismo". Capitalismo es abuso con capital. ¿Abajo el capital? ¡No! ¡Abajo el Capitalismo!

¡Cogito ergo sum! (Pienso, luego existo).

Con los lobos uno tiene que aullar. ¿Forzosamente? Yo, por mi parte, no pienso hacerlo. Si Dios me ha creado a su imagen y semejanza yo soy una parte de Él: ¡Dios! Mientras más alto y grande haga yo a Dios, tanto más alto y grande soy yo mismo. En mí todo está calmo, como el péndulo de un reloj al que se ha atado. Y ahora la cuerda está tensa, y el péndulo y las manecillas comienzan a caminar. Todo se disuelve en mí, y mis pensamientos se vuelven livianos como el polen que vuela.


Dr. Joseph Goebbels; del libro "Michael: El Destino Alemán en las Hojas de un Diario."








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!