martes, 13 de enero de 2015

SOLIDARIDAD INVERNAL: "Al actuar así demuestran estar inspirados en las palabras del Führer que dicen que '¡Un sacrificio debe ser realmente un sacrificio!' La idea que les guía es la de que nadie debe sufrir hambre, frío o condiciones de vida inadecuadas. Todos son conscientes de las obligaciones que tienen hacia aquellos menos afortunados."

"Aquél que deposita la fe en el corazón, atesora la fuerza más poderosa del mundo." (Adolf Hitler)


RESULTADOS DEL AUXILIO DE INVIERNO 1936

Año tras año la respuesta del Pueblo alemán a la llamada que se le hizo en defensa de sus compatriotas que sufren, ha ganado fuerza, y las cifras que demuestran los resultados de la campaña de Auxilio de Invierno de 1936-37 no son una excepción a la regla.

Más de cuatrocientos millones fueron suscritos y recolectados, cerca de 50 millones más de los previstos. La Nación había probado así la extensión en la que es capaz de dar efecto práctico a los principios de la caridad. El informe de estas actividades fue enviado a Hitler por el Dr. Goebbels a finales de Abril de 1937. El número de personas necesitadas de ayuda ha ido decreciendo en los últimos años, pasando de casi 16.6 millones en 1933 a 10.7 en 1936. Este decrecimiento es debido al progresivo crecimiento económico. En el extranjero se han preguntado frecuentemente el objetivo de estas colectas. Bien, su principal propósito es dejar lo suficientemente claro para todos que deben de ser en todo momento conscientes de sus labores hacia sus compañeros, hombres y mujeres, y que deben actuar de acuerdo unos con otros. 

No es suficiente que las clases ricas contribuyan con grandes cantidades como consuelo al sufrimiento y al desastre. Cada persona que gana un sueldo, sin importar que sea trabajador manual o intelectual, contribuye voluntariamente a ello, por modesta que pueda ser la cantidad. Como norma, las recolectas en la calle tienen lugar una vez al mes durante los meses de invierno. Entonces se pide a la gente la compra de insignias a 20 céntimos cada una. En el invierno de 1936-37 el valor de la recolecta fue el doble que el invierno anterior. El Pueblo alemán considera estas colectas como una institución firmemente establecida y responde alegremente a la llamada de su cooperación. El número de insignias vendidas el último invierno fue de más de 311 millones, es decir, cien millones más que cuando se introdujo el plan por primera vez. El trabajo de fabricarlas constituye de por si una considerable ayuda para los trabajadores de muchas áreas poco desarrolladas.

La cantidad máxima recogida en un sólo día fue de cinco millones seiscientos mil marcos. Este resultado se consiguió en el Día de Solidaridad Nacional, cuando todos aquéllos que ocupan una posición prominente en el Estado o en el Partido apelan a sus compatriotas postulando personalmente en la calle. En adición a estas colectas en la calles, se obtuvieron grandes sumas en forma de deducciones voluntarias de los sueldos, y desde luego, el dinero así recolectado representa la mayor parte del esquema. Estas contribuciones constituyen verdaderamente un gran sacrificio para muchos de los que las realizan. Al actuar así demuestran estar inspirados en las palabras del Führer que dicen que '¡Un sacrificio debe ser realmente un sacrificio!' 

Se concede también un gran mérito a los que la recolectan en las calles, muchos de los cuales pasan fríos y lluviosos días recolectando. Ellos también se dan cuenta de que su acción contribuye a procurar alivio a aquellos de sus hombres y mujeres que más lo necesitan. La idea que les guía es la de que nadie en Alemania debe sufrir hambre, frío o condiciones de vida inadecuadas y menos aún en invierno. Todos son conscientes de las obligaciones que tienen hacia aquellos menos afortunados. Es esencial que cada uno se sienta ansioso de ayudar a aquellos que dan asistencia a los otros. 

El trabajo hecho bajo el plan del Auxilio de Invierno es probablemente la más grande -y ciertamente la más amplia - acción de caridad llevada nunca a cabo por una sola organización. Su alcance no se halla limitado sólo a a los alemanes sino también a todos los residentes extranjeros. El número de extranjeros asistidos en 1935-36 fue cerca de 89 000. Al dar gracias a todos aquéllos que han colaborado en este espléndido trabajo, Hitler ha enfatizado repetidamente que 'el Plan de Auxilio de Invierno es de un valor particular por cuanto guía al Pueblo alemán en el camino hacia una consolidación Social y Nacional.' 


Erich Hilgenfeldt; de "La Organización NS para el Bienestar Social."







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!