miércoles, 4 de marzo de 2015

RESURRECCIÓN GERMANA: "Los primeros esfuerzos del Gobierno van dirigidos a la solución del problema agrario. Y será después de asegurada está tarea cuando el Gobierno dirija un ataque a fondo contra el paro forzoso, salvando de este terrible estado al obrero germano."



EL PLAN DE CUATRO AÑOS

El programa de Gobierno radiado ayer por el Señor Adolf Hitler ha segado la esperanza de las gentes que veían aún en el caudillo Nacional-Socialista una solución al gran problema del paro forzoso; pero, según los proyectos del Canciller, los nueve millones de desocupados deben esperar todavía cuatro años, tiempo que el Gobierno necesita para reconstruir la economía del Imperio.

Los primeros esfuerzos del Gobierno van dirigidos a la solución del problema agrario, a la salvación del campesino alemán, como sustentador de la alimentación, y, por esto, de los medios esenciales de vida del país. Y será después de asegurada está tarea cuando el Gobierno dirija un ataque a fondo contra el paro forzoso, salvando de este terrible estado al obrero germano.

Pero para esta urgente doble tarea el Gobierno se reserva un plazo demasiado largo, en opinión de la prensa y de los organismos democráticos de oposición. El Pueblo alemán - dicen - no puede soportar la actual situación durante tanto tiempo; son muchos cuatro años, cuando la curva del paro asciende con velocidades de segundo.

La promesa vaga de oponer un dique al ascenso de la crisis, ha sido desacreditada por los Señores Kurt von Schleicher y Franz von Papen para que pueda crear optimismos. ¿Bastarán las medidas de excepción contra el Marxismo para detener el ascenso de la crisis? Otras no han sido tomadas por ahora.

Con la disolución del Reichstag y la convocatoria de nuevas elecciones para el día 05 de marzo, en los círculos políticos la animación toma auge. La campaña política comenzará inmediatamente y se habla de coaliciones electorales entre los Partidos del Centro y los Demócratas. Pero sobre la libertad para la campaña electoral, pesan ya las medidas de excepción tomadas contra los Comunistas y los Socialistas, y la amenaza de una reforma a gusto del Gobierno, de una Ley Electoral contra la que se pronuncia hoy la Prensa democrática. Sería peligrosa para el frente Nacionalista de Harzburg la decisión de valerse ostensivamente del aparato del Estado como medio para asegurarse un triunfo electoral.

Para la opinión democrática todavía constituye una garantía la persona del Mariscal Paul von Hindemburg, cuyo nombre ha sido por otro lado evocado por el Canciller en su discurso, en el que sentó como guía de toda la obra del actual Gobierno, el lema:

“Por la salvación del Reich, bajo la dirección de Hindenburg”, lo cual es muy significativo en lo que respecta a la posición de Hitler, que parecía cuestionable dada su anterior actuación de agitador político.


Augusto Assia; 02 de febrero de 1933.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!