miércoles, 15 de abril de 2015

IRÁN NS (2): "No había una Persia unitaria sino que el Pueblo estaba separado por sus sombreros. Ha logrado el Shah Pahlevi la unidad de Persia, ha despertado en los persas el espíritu de Conciencia Nacional y la sensación del Patriotismo. ‘Persia, para los persas’, es el lema popular. Los resultados del nuevo espíritu no son todavía muy profundos, pero la nueva época marcha."



EL SHAH Y EL NUEVO SOMBRERO PERSA

Todos los ciudadanos varones en Persia están obligados por las leyes a usar el mismo sombrero, del cual verdaderamente puede decirse que es el sombrero 'más ridículo' del mundo. Imagínense un vaso boca abajo, de cuyo borde delantero sobresale una visera redonda - ese es el sombrero ‘Pahlevi’ que por decreto real llevan siete millones de hombres.

Desde el cuello para abajo, los persas pueden llevar el traje que quieran - americana, frac, un dominó - pero su cabeza la tienen que cubrir con el vaso boca abajo. Altos funcionarios del Gobierno y los militares llevan también el mismo sombrero, no sólo en negro sino en color pardo y en kaki. Esta es la única variación que está permitida.

El mismo Shah lleva un sombrero así, al igual del más humilde conductor de ganados. Aquél que se aventura a salir a la calle con una gorra, un sombrero flexible, un hongo o una chistera, o es un extranjero o un contraventor de las leyes. Constituyen una excepción los ‘mullahs’ y otros dignatarios religiosos, los cuales tienen que someterse a pruebas severísimas antes de adquirir el derecho de usar un turbante. Como los mahometanos se quedan con el sombrero puesto también bajo techado, la monotonía del sombrero ‘Pahlevi’ resulta insoportable.

La impresión primera que produce en el extranjero el decreto ‘Sombrerero’ es verdaderamente grotesca. Se pregunta por qué no se ha elegido un modelo más bonito, ya que se ha tomado la decisión de usar un sombrero unitario; pero pronto encuentra la explicación de ello: el sombrero ‘Pahlevi’ no es solamente una prenda para cubrir la cabeza sino que es también un símbolo. Es el símbolo de los ideales nacionalistas y modernistas por los cuales muchos persas sacrificaron sus vidas. Su general difusión refleja la victoria del nuevo Shah, y la centralización del poder del Estado.

Antes de la introducción del sombrero ‘Pahlevi’ reinaba el caos no sólo en las cabezas sino también en el interior del país - así asegura cuando menos la joven Persia -. Desde el minúsculo fez hasta las gorras de piel de oveja de un metro de altura se usaban cien formas distintas de prendas para la cabeza de todos tamaños y colores. Por ellas se distinguían las procedencias de los hombres y su posición social. No había una Persia unitaria sino que el Pueblo estaba separado por sus sombreros. Los que llevaban una cierta clase de éstos, veían como a una clase ‘extraña’ a los que llevan otra clase distinta.

La única condición y cualidad común que tenían todas esas distintas prendas para la cabeza, era la carencia en todas ellas de la visera o ala. El motivo de ello no era otro sino el que los mahometanos en sus plegarias deben tocar el suelo con la frente, y las alas o viseras en sus gorras y sombreros se lo hubieran impedido. Con la introducción del sombrero ‘Pahlevi’ no sólo se estableció la uniformidad en las prendas para la cabeza, sino que se dio un rudo golpe a los Jefes Budistas del país. Se hizo un sombrero de un fez negro, que ya se usaba mucho en Persia, colocándole una visera. Un ala alrededor de todo el sombrero hubiera sido una novedad demasiado revolucionaria; pero ello se consideró suficiente la visera que el creyente podía retirar hacia un lado o completamente hacia atrás al postrarse en sus oraciones.

Los primeros individuos que aparecieron en las calles de Teherán con los sombreros ‘Pahlevi’ fueron azotados y apedreados por la furiosa multitud. Yo he tenido ocasión de hablar con una de estas víctimas, y por muy curioso que parezca no oí de ella sino alabanzas patrióticas para el sombrero ‘Pahlevi’. Este símbolo actual no es en modo alguno el último modelo de un sombrero para Persia. Según se expresaba figuradamente un joven persa, el emblema del sombrero es ‘un capullo del progreso, que con el tiempo florecerá alrededor del sombrero en forma de ala’.

Simultáneamente con la introducción del sombrero ‘Pahlevi’, se ordenó también a los persas el uso de vestimentas europeas. Se colocaron guardias especiales en las puertas de la ciudad, provistos de grandes tijeras, y cuando algún persa aparecía ataviado con su larga túnica, se le cortaban los faldones a la fuerza y sin compasión alguna.

Estas reformas exteriores son, sin embargo, más fáciles de llevar a la práctica que las reformas eclesiásticas. Pero también en este sentido ha logrado el Shah Pahlevi señalados éxitos, estableciendo la unidad de Persia con la opresión de numerosos Jefes de tribus en un tiempo rodeados de sumo poder. Conjuntamente con un fuerte Ejército, ha creado un poder centralizado. Por este motivo, muchos demócratas entre los persas apoyan esta Dictadura militar del Shah.

El Servicio Militar obligatorio, también establecido por el Shah, ha despertado en los persas el espíritu de Conciencia Nacional y la sensación del Patriotismo. Mientras que antes el Pueblo vecino era ya considerado como enemigo, ahora los hijos de ese Pueblo, sirven en el Ejército juntamente con sus hermanos del otro lugar.

Con la creación de numerosas escuelas para niños y niñas, ha contribuido también el Shah a la formación de una nación unitaria. Para imbuir precisamente a los niños en sus primeros años el sentido del Nacionalismo, todos reciben la misma instrucción elemental; después puede visitar, si quiere, las escuelas extranjeras.

El espíritu de una nueva época se muestra también en la industria, en los ferrocarriles, en la construcción de carreteras y, en fin, en todas las esferas de la vida. Persia, para los persas’, es el lema popular en el país. Los resultados del nuevo espíritu no son todavía muy profundos, pero la nueva época marcha.


Eugene Lyons; Febrero de 1933 “United Press”.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!