viernes, 18 de septiembre de 2015

EL CLUB DE LOS CUATRO (2): "¿Cuál ha sido la reacción de Francia ante la proposición del Señor Mussolini, que demuestra poseer un innegable espíritu de iniciativa y una consecuencia en Política Exterior, que le reconocen hasta sus más enconados enemigos?"

Joseph Paul-Boncour


FRANCIA Y EUROPA

La realidad de la tensión internacional es perceptible en Francia no tan sólo en los sectores políticos y en los comentarios de la prensa, sino también en las conversaciones familiares. Existe el sentimiento arraigado de que la amenaza de conflicto es más inminente que nunca, y se piensa que la evolución de la Política Alemana constituye un peligro positivo que sería imprudente negar o no asignarle el volumen exacto que revelan los hechos.

Pero además de la angustiosa incertidumbre que crea el actual régimen de Alemania; existe la preocupación de Italia. Las relaciones franco-italianas no han entrado todavía en esa fase de comprensión por la que formulan votos los partidarios de un acercamiento sincero a base de explicaciones francas y de actos que no inspiren suspicacia. La instauración en Alemania del Régimen Hitlerista, imitación deliberada del modelo italiano, autoriza a pensar en una inteligencia entre Berlín y Roma y en una acción conjunta que tienda a la revisión de los tratados y a la defensa de ciertas reivindicaciones que, de ser otorgadas, modificarían sensiblemente el actual estatuto europeo.

Ante el malestar creciente, aumentado por la actividad de algunas secciones Nazis en la zona desmilitarizada del Rin, es natural que se multipliquen las tentativas de acción pacifista y las investigaciones para descubrir la fórmula que proporcione el deseado sosiego. La visita del Primer Ministro británico a Roma y sus entrevistas con el Jefe del Gobierno italiano, es en este orden de cosas, el hecho más saliente de las últimas semanas.

El viaje del Señor Mac Donald a la ciudad del Tíber ha sido interpretado por la prensa transalpina como un triunfo radiante del “Duce” y como una consagración solemne del Fascismo. En Francia el anuncio del desplazamiento no suscitó las críticas que podían esperarse. A través de las gacetas londinenses se vislumbraba el verdadero sentido del viaje del Señor Mac Donald. El Primer Ministro británico quería sondear con toda la exactitud posible el pensamiento del Jefe del Gobierno italiano, sus intenciones, su disposición anímica en lo que se refiere a la revisión de los tratados y sus perspectivas de acción paralela con el Canciller del Reich. El Señor Mac Donald aspiraba a reducir el antagonismo violento y extremadamente peligroso entre el bloque ítalo-germano-húngaro y el núcleo integrado por Francia, Polonia y la “Pequeña Entente”.

Las conversaciones de Roma han terminado con “un acuerdo de principio”. El Señor Mussolini ha presentado un proyecto de pacto y de inteligencia entre las cuatro grandes potencias europeas, que a juicio del dictador italiano, ha de asegurar la paz durante un mínimo de diez años. ¿Cuál ha sido la reacción de Francia ante la proposición del Señor Mussolini, que demuestra poseer un innegable espíritu de iniciativa y una consecuencia en Política Exterior, que le reconocen hasta sus más enconados enemigos?

En Francia se observa una prudencia estricta y una atención sostenida. Las conversaciones entre los señores Mac Donald y Sir John Simon de una parte, y los señores Daladier y Paul-Boncour de otra, han permitido examinar el proyecto del Señor Mussolini desde algunos ángulos no utilizados en Roma. El desvío que revela el plan del “Duce” por la influencia de Ginebra y su omisión de los intereses de Polonia y de la “Pequeña Entente”, países unidos a Francia por las cláusulas de diversos tratados, no incitan a una acogida cordial. La idea del “Club de la Paz”, integrado por las cuatro grandes potencias, crea corrientes optimistas en Italia e Inglaterra. Francia no se inclina al pesimismo: pero tampoco se deja llevar por una visión favorable de los problemas.

Los círculos más autorizados de la opinión creen discernir, en la proposición italiana, un sentido oculto de maniobra y de segunda intención que tienden, en suma, al aislamiento de Francia. Hay motivos fundamentales para pensar que el Gobierno francés no otorgará su adhesión al proyecto de pacto formulado por el Señor Mussolini, a no ser que sufra modificaciones profundas que alteren casi por completo su fisonomía inicial. La opinión, dividida en el detalle, presenta unanimidad y coherencia en el principio ya afirmado, en diversas ocasiones, de que el reajuste de los problemas europeos debe efectuarse única y exclusivamente en Ginebra y previa audición de todas las partes interesadas, ya pertenezcan a una u otra categoría de potencias.


Juan Aramburu; 24 de marzo de 1933.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!