domingo, 1 de noviembre de 2015

GERMANOS Y SEMITAS (9): "Creo que fue el corresponsal uno de los primeros en hacer notar la suavidad con que los sucesos políticos pasaron sobre los judíos. Suavidad verdaderamente maravillosa."



LA PROPAGANDA CONTRA ALEMANIA

Una gran parte de la Prensa y demás órganos de publicidad del mundo entero han ingeniado estos días una campaña de gran alcance contra Alemania, so pretexto del cambio de orientación política y aduciendo la comisión de los más fantásticos actos de represión contra los presos políticos y contra los judíos. Se ha llegado, incluso, a organizar, en varios países, el boicot a los productos alemanes. Cualquier inteligencia avisada puede percatarse, en seguida, de que, tras de esta campaña, se encuentran, de un lado, los perpetuos especuladores de “río revuelto”, y, de otro, los eternos y fanáticos enemigos de Alemania. Desgraciadamente, en esta trampa han caído no pocos periódicos españoles, guiados por un afán -hay que reconocerlo- loable de protección a la justicia y a la libertad: pero que, en realidad no han hecho sino servir a la causa contraria. La Prensa alemana, que sin distinción de matices, ha dispensado siempre una atención respetuosa a los acontecimientos de España, resalta, dolorosamente, la ligereza de algunos periódicos españoles.

Creo que fue el corresponsal de LA VANGUARDIA uno de los primeros en hacer notar la suavidad con que los sucesos políticos pasaron sobre los judíos. Suavidad verdaderamente maravillosa, sólo comprensible teniendo en cuenta la rígida disciplina interior del Pueblo alemán, sobre todo si se atiende a la desmedida propaganda antisemita que, desde hace muchos años, se viene realizando. Claro que han ocurrido algunos sucesos desagradables; pero ni más en número ni más desagradables que los que han ocurrido en muchos países en los últimos tiempos. Es cierto que hay muchos miles de propagandistas políticos encarcelados sólo por el delito de sus ideas. Situación que no puede entusiasmar a ningún amante de la libertad. Pero entre esto y las fantásticas historias de crueldad, asesinato y “pogrom”, que se han extendido por ahí, existe una gran diferencia.

En realidad, esta campaña, si tratara honradamente de defender a los judíos alemanes, sólo podía producir efectos contrarios. Ya el Partido Nacional-Socialista ha anunciado una serie de acciones de carácter económico, como represalia por la campaña exterior, contra los judíos que viven en Alemania. Numerosos médicos, abogados, profesores, empleados judíos, han sido relevados de sus puestos en las ultimas veinticuatro horas.

Es comprensible que las ideas y prácticas del Nacional-Socialismo no son como para entusiasmarse con ellas. Pero, de no entusiasmarse, a abrir crédito a todos los rumores fabulosos que se lanzan al viento, y convertirse así en un instrumento inconsciente de interés inconfesable contra un gran pueblo como Alemania, hay un abismo. A los periodistas extranjeros que viven en Alemania, el Gobierno no les ha impedido, por ahora, el cumplimiento de su deber, reflejando objetivamente lo que en Alemania ocurre. Y dentro de la misma Alemania, no hace muchos días el Jefe de los Socialistas ha podido dirigirse desde el Parlamento a la opinión, sin que haya hecho ni una sola acusación de crueldad o ensañamiento contra el Gobierno.

Las calles de Berlín no han dado en ningún momento una sensación de peligro, y las gentes ofrecen el aspecto tranquilo de siempre.


Augusto Assía; Berlín, 28 de marzo de 1933.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!