domingo, 27 de diciembre de 2015

BENITO MUSSOLINI 6 (color): "Para salir de este estado de cosas es preciso obrar al mismo tiempo sobre el Crédito, la Producción y el Comercio. Italia está convencida de que para el saneamiento de la situación es necesario proceder a la liquidación del pasado y sanear la moneda. Es necesaria una mayor comprensión de los problemas ajenos por parte de los hombres responsables."



SANEAMIENTO ECONÓMICO COMERCIAL

Hoy se ha inaugurado en el Campidoglio, en la sala Julio César, la Conferencia Internacional Parlamentaria de Comercio asistiendo a la ceremonia el Rey, Mussolini, los Ministros, Subsecretarios, cuerpo diplomático, académicos, numerosísimos Senadores y Diputados y 26 delegaciones extranjeras.

El Gobernador de Roma pronunció un discurso de salutación a los congresistas. Habló a continuación el Presidente del Reichstag, Hermann Goering, quien puso de relieve:

“La solución de los problemas económicos presupone la solución de las cuestiones políticas. Las ventajas de que la Conferencia se celebre en Roma, en donde por genial iniciativa del Señor Benito Mussolini se buscan las posibilidades de eliminación de los obstáculos políticos”.

Hablaron luego el Presidente del Comercio británico, el ex Ministro francés Georges Leredu, el Vizconde Ujemura, miembro de la Cámara de Comercio japonesa y el Presidente de la Cámara de Comercio rumana.

Mussolini pronunció a continuación un discurso:

“Manifiesto la importancia de la eficacia de la Conferencia en el dominio del tráfico internacional. Los problemas fundamentales creados por la situación actual deberán ser tratados en la Conferencia, como la cuestión de los contingentes y las restricciones. Las medidas adoptadas para la defensa económica han provocado numerosos entorpecimientos en el movimiento comercial disminuyendo notablemente el volumen y creando un desequilibrio perjudicial entre los precios interiores y los precios exteriores.

Italia, contraria en principio a estas medidas, se vio obligada a adoptarlas contra su voluntad, pero lo hizo dentro de los límites más modestos posible, sobre todo para restablecer respecto a determinados países la necesaria reciprocidad de trato.

Las transferencias de oro y mercancías son un buen indicio de la convención casi general respecto a la imposibilidad del pago de las deudas internacionales por el único sistema de las transferencias de dinero.

La baja continua y progresiva de los precios desorganiza la producción, reduce el poder de compra en los diferentes países. La reducción de ventas produce una disminución en la producción y, por consiguiente, aumenta el paro y disminuye, la posibilidad de los deudores para hacer frente a sus compromisos.

Para salir de este estado de cosas es preciso obrar al mismo tiempo sobre el Crédito, la Producción y el Comercio. La problemática de la reconstitución económica y financiera de Europa central y oriental, recuerdo las Conferencias internacionales convocadas con este objeto que reconocieron unánimemente la necesidad de ayudar de un modo concreto a esos países a fin de provocar la reanudación de su poder de compra.

Las dificultades que hicieron imposible la realización de los proyectos formulados con este objeto, pero Italia está convencida de que para el saneamiento de la situación en esos países es necesario ante todo proceder a la liquidación del pasado y sanear la moneda de estos países.

Para la solución de los problemas económicos sometidos a la Conferencia, es necesario crear una atmósfera política más propicia y una mayor comprensión de los problemas ajenos por parte de los hombres responsables de la suerte económica de los diferentes países."


AgenciaStefani”; Roma, 19 de abril de 1933.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!