sábado, 30 de enero de 2016

ALEMANIA Y EL ORIENTE: "Nunca, en sus cuatro siglos de historia, las Filipinas fueron libres para hacer una Política Económica a propia voluntad. Y en los Estados Unidos hay la opinión de que Alemania no desdeñará el recuperar su influencia sobre la política del Extremo Oriente."



ALEMANIA Y LAS FILIPINAS

Según opinión general en los Estados Unidos, Alemania tendrá oportunidad de recuperar parte de la influencia que tenía en el Pacifico, si se mantiene definitivamente en las Filipinas, la corriente que quiere una separación completa de los Estados Unidos. Como es sabido, el Parlamento Federal de los Estados Unidos ha aprobado ya la independencia de las Filipinas, y la decisión última depende ahora del Parlamento filipino, que deberá aceptar o rehusar esa independencia.

Si las Filipinas se deciden en el sentido de la independencia, perderán en los próximos diez años una parte siempre mayor del mercado libre de aduanas en América, y al finalizar el decenio serán en efecto, independientes, pero también país extranjero, en cuanto a aduanas, respecto a los Estados Unidos.

A pesar de las ventajas geográficas que ofrecen a las Filipinas un activo comercio con Japón y con China, creen expertos americanos y extranjeros que las Filipinas buscarán el apoyo económico de Alemania por los siguientes motivos:

1) Alemania es la única gran Potencia industrial que no tiene fuente propia de productos tropicales y subtropicales. Las necesidades de esos productos en Inglaterra y Francia se cubren con las respectivas colonias; los Estados Unidos desarrollan la producción de materias primas en sus regiones tropicales.

2) Alemania es un gran consumidor de productos tropicales, como cáñamo, semillas oleosas, tabaco, café, cacao, caucho, etc., los cuales o se producen ya, o pueden producirse en las Filipinas.

3) A cambio de la adquisición de esos productos, las Filipinas podrán abrir a Alemania un mercado importante para los productos de la industria siderúrgica, materias textiles y otros productos de exportación.

4) Nunca, en sus cuatro siglos de historia, las Filipinas fueron libres para hacer una Política Económica a propia voluntad. Se aprovecharán probablemente de la nueva libertad para tratar de buscar estrechas relaciones con una gran Potencia en la cual, hallarán un apoyo en el enmarañamiento diplomático que existe en torno del Pacífico; y en los Estados Unidos hay la opinión de que Alemania no desdeñará el recuperar su influencia sobre la política del Extremo Oriente.

El mayor competidor de Alemania sería Japón, que importa grandes cantidades del azúcar, cáñamo y copra, y que dispone de una marina mercante capaz para desenvolver con beneficio el tráfico con las Filipinas. Aparte de la influencia política, la industria japonesa tiene el máximo interés por mantener abierto aquel mercado, que puede absorber mercancías fabricadas en serie a poco precio.

China, de otro lado, tiene grandes necesidades de azúcar; China meridional, pobladísima, y geográficamente muy vecina a Filipinas, y el comercio con las islas está ya en gran parte en manos de chinos. Actualmente la parte que corresponde a Alemania en la importación en las Filipinas es del 3,6%; China el 5,8%, Japón 11,1% y los Estados Unidos el 62,7%.


AgenciaUnited Press”; Washington, Abril de 1933.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!