miércoles, 6 de abril de 2016

FRANKLIN DELANO ROOSEVELT 4 (color): "Concito a las naciones para que ninguna de ellas arrostre semejante responsabilidad."



ROOSEVELT Y EL DESARME

El Presidente Roosevelt ha enviado un mensaje a todos los Gobiernos de las potencias, incluso al de Rusia, en el que desarrolla una proposición de Desarme que contiene tres puntos. Si bien el mensaje va también dirigido a los Soviets, esto no implica el reconocimiento de Rusia por los Estados Unidos.

Roosevelt hace un llamamiento a todos los pueblos para que contraigan un Pacto solemne de No Agresión, en virtud del cual se comprometan a no enviar nunca fuerzas armadas de ningún género a través de las fronteras.

Los tres puntos son: Primero, Desarme general de acuerdo con el Proyecto Británico expuesto en líneas generales por Ramsay Mac Donald en Ginebra. Segundo, Acuerdo sobre la fecha y el procedimiento para llevar adelante los trabajos del Programa de Desarme. Tercero, Acuerdo para que, mientras no esté determinado este procedimiento, ningún país rebase los límites de desarme señalados en el Tratado vigente.

Roosevelt advierte que si alguna de las naciones poderosas se negase a comprometerse a no traspasar ninguna frontera, el mundo sabría entonces a quién hacer responsable. 

“Concito a las naciones para que ninguna de ellas arrostre semejante responsabilidad”. 

Hace hincapié en la urgencia de un éxito de la Conferencia Económica y de la del Desarme. Si las naciones suprimen las armas que dan el éxito a un ataque, las defensas automáticamente serán inexpugnables y las fronteras y la independencia de todas las naciones quedarán aseguradas. El objetivo final de la Conferencia del Desarme debe ser la supresión completa de todas las armas ofensivas, pero la paz del mundo debe asegurarse mientras dure este proceso de desarme.

“Por consiguiente, propongo un Cuarto paso que reafirmará el cumplimiento leal de las tres proposiciones anteriores y que reforzaría los derechos derivados de los Tratados existentes: Además de comprometerse todas las naciones a un Pacto solemne que defina el principio de no agresión y señale el límite de los armamentos al cual todos los signatarios fielmente se comprometan a sujetarse, se firmarían compromisos individuales de no mandar fuerzas armadas de ningún género a través de las fronteras”.


AgenciaUnited Press”; Washington, 16 de mayo de 1933.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!