miércoles, 17 de agosto de 2016

EL DESARME (18): "Me inclino a apoyar todo cuanto sea necesario para estar a tono con el nuevo espíritu que parece asomar en las palabras del Canciller. Y por lo que hace a la paz, cuando el mundo se una esencialmente en forma que seamos mutuos miembros del mismo mundo, entonces se traerá algún alivio y volveremos a gozar de prosperidad."

Sir John Simon


REACCIONES AL DISCURSO DE JOHN SIMON

Mr. George Lansbury, que habló a continuación de haberlo hecho Sir John Simon, declara que:

“Si bien la reciente declaración norteamericana en Ginebra representa un gran avance sobre lo que hasta ahora había ofrecido Washington, las reservas que quedan en el fondo de esa declaración limitan grandemente su alcance y eficacia.

En los conflictos sudamericanos y del Extremo Oriente, se observa que todas las naciones han firmado los compromisos vigentes, no obstante, lo cual, en la hora decisiva, indefectiblemente actúan como les conviene. Esto quiere decir que la firma solemne del Convenio de Paz que se prepara no vendrá a aumentar grandemente las garantías de que los pueblos respetarán este compromiso con mayor lealtad que los anteriores”.

Luego hizo uso de la palabra Austen Chamberlain, quien dijo:

“El discurso de Simon es una de las piezas oratorias más alentadoras que se han escuchado desde hace tiempo. Aunque el nublado no ha desaparecido totalmente, se respira una atmósfera más clara.

El mensaje de los Estados Unidos fue de extraordinaria importancia, pero no comparto la idea de que la eficacia del llamamiento de Roosevelt estuviese prevista, por proceder de quien es, en fin de cuentas, árbitro para definir quién sea el agresor.

El discurso de Hitler, si en realidad tuvo por objeto desvirtuar completamente las imprudencias escritas por el Ministro de Negocios Extranjeros alemán y las declaraciones de Franz von Papen en su terrible discurso, me inclino a apoyar todo cuanto sea necesario para estar a tono con el nuevo espíritu que parece asomar en las palabras del Canciller. Coincido con Simon en afirmar que, en medio de todas estas incidencias, lo que hace falta son hechos y no frases.

A propósito de la demanda alemana de Igualdad, hay que determinar sin lugar a dudas las etapas graduales para la ultimación de dicha paridad. Además, es necesario que Alemania demuestre que lo mismo que en el Desarme Militar está dispuesta a seguir con nosotros en el Desarme Moral”.

A continuación habló el Laborista independiente, Josiah C. Wedgwood:

“No queda más que un camino y lo que hace Sir John Simon es seguir la tradición británica de tomar la iniciativa, que en este caso comparte con los Estados Unidos”.

El conservador Balfour declara: 

“No concibo cómo las naciones próximas a Rusia pueden pensar en el Desarme sin ocuparse antes de las fuerzas militares soviéticas. Es completamente inútil pensar en limitar la guerra aérea mientras no se cuente con la posición de Rusia a este respecto”.

Herbert Samuel declara:

“Dedico palabras de elogio a las pequeñas potencias como Holanda y Bélgica que hacen más que las poderosas naciones por merecer la atención de los Estados Unidos para que éstos presten alguna clase de ayuda a Europa. Los Estados Unidos han desempeñado un gran papel con el mensaje de su Presidente. Advierto la imposibilidad de pensar en que Inglaterra pueda verse comprometida en una nueva contienda armada.

Hablando de Alemania, censuro su espíritu militarista. Quieren a una Alemania próspera, grande, fuerte, como antes de la guerra, pero una Alemania así sólo se puede forjar en medio de sentimientos de fraternal cordialidad. La Igualdad Moral sólo depende de las acciones de cada cual”.

Finalmente John Simon resume el debate:

“No vamos a la Conferencia Económica Mundial como dogmática, sino dispuestos a escuchar y a que se nos escuche. De las enseñanzas mutuas sacaremos una cooperación internacional.

Y por lo que hace a la paz, cuando el mundo se una esencialmente en forma que seamos mutuos miembros del mismo mundo, entonces se traerá algún alivio y volveremos a gozar de prosperidad.”


AgenciaReuters”; Londres, 26 de mayo de 1933.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!