domingo, 26 de febrero de 2017

ROBERTO FARINACCI (27): "Podemos ser condenados mañana como 'criminales de guerra', y ese es un riesgo que debemos afrontar. Estoy convencido de que pueden ser contados con los dedos de una mano todos los que, entre nosotros, están dispuestos a aceptar este pacto de unión política y moral con el Duce hasta el fin."




XI
 HABLA FARINACCI


25 de Julio de 1943.-

MUSSOLINI: Farinacci tiene la palabra.

FARINACCI: Después de oír la proposición del camarada Galbiatti, he adoptado inmediatamente una posición de acuerdo con la idea Fascista, perfectamente Fascista, que me ha servido de guía e inspiración desde los lejanos tiempos de 1919 (45). Como ustedes saben, he tratado durante algún tiempo de conseguir la convocatoria del Gran Consejo Fascista, y si he solicitado esta convocatoria no ha sido con el propósito de poner a prueba la capacidad de los dirigentes políticos de la nación, sino con el de que todos nosotros afrontemos nuestras responsabilidades de hoy y de mañana.

Y con el fin, también, de que podamos, de una vez para siempre, resolver ese miserable problema de nuestro Estado Mayor General, así como el de la dirección técnica de nuestra Flota.

He presentado a la aprobación del Duce y del Gran Consejo una proposición que, a buen seguro, no será honrada con el voto favorable del Consejo. Se preguntarán, por qué tengo tanta seguridad. Es una cosa sencilla y de simple intuición. Porque una resonante victoria de Farinacci, en el Pleno del Consejo, sería una verdadera anomalía, después de haberse convertido en costumbre atacarle, desde hace veinte años, como a víctima propiciatoria del Fascismo. Yo he atemorizado a todos siempre con mi sinceridad, a veces brutal, ¿no es verdad? Y esta proposición mía será rechazada porque entraña demasiadas penalidades (46).

Mi proposición pide una unión más estrecha aún con nuestros aliados alemanes en lo que concierne a la dirección de la guerra. Ahora bien, cuando el Duce aceptó con su palabra, sus responsabilidades, todos los camaradas aquí presentes le dieron “carta blanca”, ya que, como todos nos repetimos y todo el Pueblo sabe, en el interior y en el exterior es él quien lo hace todo. Pero ahora y especialmente en estos momentos tan graves debemos asumir todos nuestra respectiva responsabilidad - todos y cada uno de nosotros-  y hacerlo frente al mundo, al mismo tiempo que compartimos nuestro destino con nuestro Jefe.

Podemos ser condenados mañana como “criminales de guerra”, y ese es un riesgo que debemos afrontar, ya que actualmente cada uno de los presentes tiene su coartada y sus atenuantes jurídicos para justificarse. Hablo de justificaciones jurídicas y no morales. Estoy convencido de que pueden ser contados con los dedos de una mano todos los que, entre nosotros, están dispuestos a aceptar este pacto de unión política y moral con el Duce hasta el fin, cualquiera que éste pueda ser. Estamos convencidos de que nuestra causa es verdaderamente sagrada y justa y, en lo que a esto concierne, el camarada Grandi ha demostrado, hasta hace poco tiempo, que compartía la misma opinión.

En segundo lugar, mi proposición - consciente de las necesidades de nuestra Patria y sobre todo ajustada a los deseos de los combatientes italianos, los vivos y los muertos - exige una escrupulosa investigación entre los jefes militares, en el asunto del extraño colapso de Sicilia y en la conducta de Ambrosio, Roatta, Rossi y Guzzoni. Pido que el General Ambrosio sea llamado a comparecer y declarar ante este Gran Consejo, y que nosotros, los dirigentes políticos, podamos, al fin y de una vez para siempre, estar al corriente respecto a los medios, hombres, armas y métodos que son utilizados en el Estado Mayor General para defender, con nuestra Política, a nuestra Patria.


(45) Año de fundación de los primeros fascios.

(46) Farinacci fue considerado siempre como uno de los Fascistas más fanáticos y leales a la persona de Mussolini, quien, reconociendo su fidelidad, no prestó nunca mucha atención a sus tajantes posiciones políticas.



Diario de Roberto Farinacci.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!