sábado, 8 de abril de 2017

DILEMA JAPONÉS: "Dos son las direcciones que se le ofrecen: Rusia e Inglaterra."




RELACIONES DEL JAPÓN TRAS EL PACTO DE ROMA

Para muchos observadores políticos se halla actualmente Japón en un cruce de caminos en cuanto a sus relaciones internacionales. Dos son las direcciones que se le ofrecen: Rusia e Inglaterra. No puede decir que existan relaciones difíciles con estas dos naciones, y que se requiera, por tanto, buscar la forma de remediarlas. Pero éste es problema que para muchos se presenta serio y que hace recordar la posición de Japón al comenzar el presente siglo. Como entonces, ahora se considera a Japón en mala postura para trabar lazos de amistad.

Francia, Alemania y Rusia se han combinado recientemente para hacerle perder las ventajas logradas de la guerra con China en el año 1895. Y el oso ruso parece que éste posa su garra con codicia sobre Corea, aguda punta acerada que se orienta hacia el corazón del príncipe Ito. Teniendo en cuenta esta amenaza, la amistad con Rusia es aconsejable. Por su parte, algunos altos Consejeros de Estado recomiendan una alianza con Inglaterra, ya que las dos fuerzas unidas representarían un freno para el oso ruso.

Últimamente la opinión de estos últimos ha prevalecido con motivo de la visita del príncipe Ito a la capital rusa, quien allí ha tenido conocimiento de los proyectos de alianza Anglo-Japonesa. Ahora, como antes, al ver de algunos observadores, Rusia es el oso temible para Inglaterra y Japón, y por ello Japón buscó la unión en el frente combinado de las cuarenta y un naciones en el seno de la Sociedad de Naciones, y una vez más siente ahora la falta de amistades. Surge la pregunta de si hay que ir a un Tratado Comercial con Inglaterra como el proyectado en 1901 o si se debe seguir la política patrocinada sin éxito por el Príncipe Ito hace treinta y dos años.

La amenaza rusa existe por tierra y por mar, además por las ideas subversivas, parte de carácter militar y parte moral. Inglaterra no figura como potente enemigo por tierra, pero competidor comercial es seria y grave amenaza, especialmente para la industria de tejidos, y es considerada por Japón como su contrincante más importante. También pesa en el criterio de algunos la relativa unión de las flotas de Norteamérica y de Inglaterra por la fuerza que de su combinación resultaría.

Se hallan actualmente los ánimos exacerbados con las recientes disposiciones tomadas contra los tejidos japoneses en la India, y si no llegan a buen fin las negociaciones entre Delegados japoneses y británicos en Londres sobre este particular se avecina una lucha comercial intensa, que acarrearía un mayor distanciamiento en las relaciones de Japón con Inglaterra.

Los optimistas esperan que no se llegará a tales extremos, pero según algunos, la orientación Política Comercial de Inglaterra, que se revela en la reciente disposición por la que se elevan las tarifas para los tejidos japoneses en la India, responde a una Política inglesa que tiende a contrarrestar la Política asiática de Japón, y en tal caso a Japón le ha llegado la hora de emancipar a aquel continente, ayudando a sus compañeros asiáticos, especialmente a la India, en donde sus habitantes serán los que más habrán de sufrir de los aumentos de las tarifas aduaneras que encarecen los productos de fabricación japonesa.

A este fin tienden las propagandas recientemente inauguradas para la creación de una Liga anti-británica en Asia. La Prensa vernácula también comenta la posición de Inglaterra que denuncia los Tratados de Comercio que eran favorables a Japón e interrumpe sus relaciones comerciales con Rusia, señales éstas del deseo de abstenerse del trato de ambas naciones: Rusia y Japón, por considerarlas como enemigos comunes.

Este estado de cosas ha herido recientemente la sensibilidad nacional hasta en Rusia, y es posible que los Soviets juzguen mejor política el aproximamiento a Japón, y a ello responde la aceptación - en principio - de la venta del ferrocarril del Este manchuriano y el reconocimiento en puertas del nuevo Estado manchú. La realización de estos dos hechos influirá seguramente en Japón para buscar la amistad de Rusia con preferencia a la de Inglaterra.


AgenciaReuters”; Tokio, 08 de junio de 1933.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!